La historia de Rocco, el niño de 12 años al que diagnosticaron covid persistente cuando en realidad tenía un linfoma de Hodgkin

Rocco Allen de 12 años ha sido diagnosticado de linfoma de Hodgkin después de que los médicos creyesen que tenía coronavirus.

Rocco Allen comenzó a presentar un cuadro vírico muy propio de una gripe. Los médicos consideraron que tenía ‘coronavirus persistente’. Sin embargo, después de someterse a un tratamiento para el Covid, Rocco recibió un diagnóstico totalmente diferente: tenía un linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer extraño que padecen unas 2.100 personas al año.

Un diagnóstico que, tal y como cuenta Marianne, la madre de Rocco, se suma al autismo que padece su hijo. La madre lamenta que ambos problemas juntos harán la vida de Rocco muy difícil. No obstante, según ha expresado Marianne, no piensa perder la esperanza porque su hijo «es muy fuerte».

«Rocco siempre ha tenido problemas para dormir debido a su autismo, por lo que fue muy sorprendente cuando solo quería hacer eso (dormir). Apenas podía mantenerlo despierto, no comía y eso no era normal en él. Por lo que le llevamos al médico», explica la madre. «Dijeron que tenía síntomas de gripe y originalmente pensaron que estaba sufriendo de Covid persistente». Sin embargo, no era el caso, ya que más adelante «fue diagnosticado de linfoma de Hodgkin que se estaba extiendo por la sangre»

Un cáncer poco común

El linfoma de Hodgkin es un cáncer poco común que se desarrolla en el sistema linfático, que es una red de vasos y glándulas diseminadas a través del cuerpo. La futbolista Carla Suárez, por ejemplo, es una de las personas que han padecido de linfoma de Hodgkin, aunque ya está recuperada.

En el caso de Rocco, según cuenta Marianne, «empezó a recibir tratamiento lo antes posible. Ha sido muy valiente al enfrentarse a ello, pero su salud ha estado disminuyendo igualmente».

La solidaridad de una exalumna

La madre de Rocco es profesora en un colegio de Longbenton y está costeando todo el tratamiento con la ayuda de sus amigos y, sobre todo, gracias a la iniciativa solidaria de una de sus exalumna, Ebony Cleghorn, de 16 años.

Ebony dijo que Marianne «ha hecho mucho para ayudarme y apoyarme en el colegio. Es la persona más desinteresada incluso cuando está pasando por algo como esto. Entonces, cuando escuché el diagnóstico de su hijo, quise ayudar como ella lo hizo por mí.»

La manera principal en la que Ebony ha recaudado fondos para Rocco es haciendo un salto en paracaídas de 15.000 metros de altura, algo que ella quería hacer desde hace tiempo. Recaudó 2.000 libras en total, de las que donó 1.000 a Rocco y a Marianne otras 500. Incluso donó dinero al hospital después de enterarse de que solo tienen 12 camas para cuidar a niños que están enfermos.

Ebony incitó a luchar por una buena causa: «Puedo empatizar con los niños que están luchando como yo también lo he hecho en el pasado. Siempre hay alguien peor que tú, así que es importante apreciar lo que tienes. Quiero darles oportunidades a otros niños cuando son menos afortunados».

«Quiero animar a la gente a que se involucre con organizaciones benéficas, ya que ha sido muy gratificante para mí personalmente. Si puedo lograr que más de nosotros ayudemos a la gente que están en necesidad, entonces eso es algo asombroso», añadió la joven.

Eva Navarro/Antena 3

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s