Necesario extremar cuidados en bebés ante el virus sincitial respiratorio

Los sectores más vulnerables al VSR, son infantes de 6 meses de edad y niñas y niños con condiciones médicas congénitas como enfermedades cardiacas o pulmonares.

Este virus, es una causa de mortalidad en infantes prematuros o con comorbilidades.

Ante la sospecha de infección respiratoria  acuda lo más pronto a la unidad de salud.

En estas fechas invernales, el virus sincitial respiratorio (VSR) para las personas sanas suele ser un malestar similar a un resfriado o gripe común, pero para niñas y niños menores de 5 años de edad y principalmente menores de 6 meses,  o personas adultas mayores para quienes tienen alguna comorbilidad, puede volverse un padecimiento grave, e incluso mortal.

El VSR puede infectar los pulmones y causar neumonía, y en los bebés puede impedir la respiración al inflamar sus vías respiratorias, por lo que se requiere extremar cuidados en la población menor de 5 años de edad, especialmente en bebés de 6 meses o menos, ya que suelen resultar más afectados por esta enfermedad, indicó el jefe del Departamento de Atención a la Salud de la Infancia y la Adolescencia de los Servicios de Salud, Omar Medina de la Cruz.

El Virus Sincitial Respiratorio, es la causa más común de infección en tracto respiratorio bajo en niños menores de 1 año, con un promedio de presentación a los 2 años de edad. Es una causa de mortalidad en niñas, niños y adolescentes, principalmente en pacientes con prematurez o que presentan algunas otras comorbilidades.

Los factores de riesgo principalmente son en menores de 6 meses, menores con condiciones médicas congénitas como enfermedades cardíacas o pulmonares, por mencionar algunos. La transmisión de este virus ocurre a través de los ojos, boca o nariz, después del contacto con secreciones u objetos que contengan el virus, la ruta más común de transmisión es el contacto directo y puede sobrevivir por horas en manos y objetos resaltando la importancia del adecuado lavado de manos.

Medina de la Cruz, mencionó que las manifestaciones clínicas aparecen con más frecuencia entre cuatro y seis días después de la exposición al virus, y entre los principales síntomas que se presentan son la congestión nasal, tos seca, fiebre, dolor de garganta, estornudos, dolor de cabeza; cuando se extiende al aparato respiratorio inferior, causa bronquiolitis, con síntomas agregados con tos intensa, sibilancias (chiflido de los pulmones), respiración rápida o dificultad al respirar (los músculos y la piel del pecho se jalan hacia adentro cada vez que respira), come mal, cansancio inusual (letargo) e irritabilidad.

Ante la sospecha de una infección respiratoria acuda lo más pronto a la unidad de salud más cercana y se evite la automedicación. Es importante, también prestar especial atención a los signos de alarma de estas infecciones, como lo son: respiración rápida, dificultad para respirar, pus o secreción en el oído, fiebre de difícil control, dificultad para beber, sí el menor se ve más enfermo acuda a urgencias.

Finalmente, Medina de la Cruz emitió algunas recomendaciones para prevenir este virus y otras infecciones respiratorias, tales como, el otorgar la lactancia exclusiva en menores de seis meses, se ha evidenciado científicamente que las niñas y niños alimentados exclusivamente al seno materno enferman dos veces y media menos que los alimentados con fórmulas artificiales; realiza lavado de manos frecuente, también se puede utilizar el alcohol en gel para la limpieza de manos; mantener ventiladas la habitación de las niñas y niños.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s