Santos del día 20 de Septiembre

Andrés Kim Taegón y Compañeros, Amelia, Eustaquio

AMELIA

De origen incierto, ha dado lugar a varias etimologías: la primera lo considera un hipocorístico de Amalberga, nombre formado con la voz germánica Amal, trabajo (y que dio también origen a la tribu de los amalos), y de berg, protección. Otra propone que el segundo elemento sea win, raíz germánica que significa amistad. Y una tercera etimología propone hacerlo derivar del griego amalh (amále), forma femenina de amaloV (ámalos), que significa tierna, delicada, sensible, melosa. Y si nos dejamos llevar por la fonética, es un nombre que suena a amor. Es posible que todas las etimologías sean válidas a la vez, porque parece que el nombre original germano (Amelberga, Amalberga) fue atraído hacia la dulce palabra griega Amále. Procede de una línea de reyes visigodos, los Amali.

Santa Amelia es la hermana de Pepino el Breve, padre de Carlomagno; casó con Witger, conde palatino de Lorena. Uno de sus hijos ilustres fue san Alberto de Reims. Vivió a principios del siglo VII. Amelia participó en la política de aglutinación de todos los reinos y señoríos francos en un solo gran imperio, que por fin pudo culminar su sobrino Carlomagno. Como era habitual en la Edad Media, después de haber contribuido con todas sus facultades a la unidad de sus dominios y al bienestar de sus súbditos, se retiró a un monasterio, donde pasó los últimos años de su vida dedicada a la oración. Su fiesta se celebra el 31 de mayo o el 2 de junio. Las Amelias pueden celebrar también su onomástica el 10 de julio, en la conmemoración de santa Amelia monja también, que dedicó toda su vida al servicio de Dios y de sus semejantes, después de rehusar casarse con Carlomagno.

Fue especialmente célebre Amelia Ana, duquesa de Sajonia-Weimar, hija del duque Carlos de Brunswick-Wolfenbüttel (1739-1807). Casó con el duque Ernesto Augusto Constantino, pero enviudó a los diecinueve años. Administró sabiamente sus dominios, de manera que en poco tiempo libró al ducado de Weimar de las deudas que había contraído en la guerra de los siete años. Se distinguió Amelia por ser su corte la que mejor acogida dispensaba y un más activo mecenazgo ofrecía a las ciencias y a las letras, hasta el punto que su corte fue conocida con el sobrenombre de la Atenas de Alemania. A finales del siglo XVIII y principios del XIX, su palacio era el punto de reunión de los mayores literatos de Alemania. Por él pasaron figuras tan insignes como Herder, Wieland, Goethe y Schiller. En 1775 abdicó el poder en favor de su hijo primogénito, y libre ya de sus responsabilidades de gobierno, realizó en 1788 un viaje a Italia en compañía de Goethe. Dotada para la música, escribió la partitura de la obra que para ella había escrito Goethe «Ervin y Elmira». Otras Amelias que pasaron a la historia son María Josefa Amalia, reina de España; Amalia Felisa Pilar de Borbón, infanta de España; Amalia princesa de Orleáns y reina de Portugal; Amalia Isabel, landgravesa de Hesse Cassel; Amalia María Federica Augusta, duquesa de Sajonia; Amalia Narcisa, poetisa brasileña. Tienen las Amelias un nombre precioso y una corte de grandes Amelias o Amalias en las que mirarse. ¡Felicidades!

Copyright EL ALMANAQUE

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s