La Virgen de los mexicanos

«Ser mexicano es ser guadalupano». Una frase que se escucha con frecuencia en México, y que evidencia el impacto cultural que tiene en el país la devoción hacia la Virgen de Guadalupe.

Es un culto que rebasa el ámbito religioso. Según especialistas, la veneración a la imagen, que de acuerdo con la tradición apareció hace 490 años, forma parte de la identidad de los mexicanos.

Por ejemplo, más de un millón de hombres y mujeres se llaman Guadalupe, según el Registro Federal de Electores.

En las calles de las principales ciudades hay cientos de altares construidos y vigilados por los vecinos.

Y el santuario donde se encuentra el manto original con su imagen es uno de los más visitados del mundo, pues recibe a lo largo del año más de 20 millones de fieles, de acuerdo con la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Evangelizadora

La Virgen de Guadalupe también ha estado presente en algunos de los principales hechos históricos del país, explicó José Molina, académico del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

«Muchos la identifican con la independencia de México, porque Miguel Hidalgo utilizó un estandarte con su imagen para unificar su movimiento contra los españoles que gobernaban el país».

Según Molina, el culto a Guadalupe es un rasgo típicamente mexicano que va más allá de la religión. En México, por ejemplo, muchas personas se reconocen «guadalupanos» antes que católicos.

«Esta Virgen retrata el carácter mestizo de la raza mexicana, una revaloración de los indígenas. Dicen que sin ella no se hubieran convertido al catolicismo».

Fue, coinciden otros especialistas, uno de los elementos más importantes para evangelizar a los habitantes de México.

De acuerdo con la tradición, la Virgen se apareció el 12 de diciembre de 1531 a un indígena náhuatl llamado Juan Diego, quien al parecer era descendiente de una familia importante del pueblo azteca.

La aparición ocurrió diez años después que el ejército español conquistó Tenochtitlán, la capital del imperio azteca, y cuando aún había resistencia de tribus indígenas en varias partes del territorio.

Un estudio divulgado en la página oficial del Santuario de Santa María de Guadalupe, establece que la Virgen «quiso mostrarse a los antiguos pueblos indígenas con un atuendo lleno de símbolos (a manera de códice), que los habitantes de estas tierras pudieran entender fácilmente».

Desde el principio, el culto a la Virgen surgió en forma espontánea, señaló Molina, incluso a pesar de la oposición de los obispos católicos de esa época.

La tradición se mantiene cuatro siglos después. Cada 12 de diciembre más de cinco millones de personas caminan desde distintos puntos del país hacia la Basílica de Guadalupe, ubicada en un barrio popular de Ciudad de México.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s