Médicos privados reclaman olvido en plan de vacunación contra Covid

Las vacunas contra la Covid-19 que ya circulan en México son un privilegio que, por ahora, los doctores de clínicas privadas no pueden tener y ello genera enorme preocupación en el gremio tras casos de contagios y pérdidas de familiares en los últimos meses.

“Nos estamos jugando la vida pudiendo estar protegidos”, dijo este martes a Efe el doctor Leobardo Castro, quien dirige una clínica privada en el Estado de México.

“Es muy triste ver que hay jubilados, personas de la tercera edad, maestros, profesionales que no están en primera línea de atención y ya están vacunados contra la Covid-19 y uno, que trabaja a nivel privado y está en riesgo, no lo estamos”, criticó.

Leobardo es sólo uno de los tantos profesionales que trabajan en hospitales que no son considerados unidades Covid-19, pero a diario atienden a pacientes sospechosos. En junio, Castro se infectó con el virus al igual que su esposa y uno de sus hijos.

“A mi esposa empezamos a darle tratamiento, pero se puso muy grave. Cuando la llevamos a clínica ya no saturaba oxígeno y me la llevé a un hospital en Ixtapaluca. Para la madrugada, ya había fallecido”, compartió.

En los primeros días de enero de 2021, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró que el personal de salud de hospitales privados también serían vacunados.

Sin embargo, las quejas de personal de instituciones privadas sobre no ser considerados para la inmunización se mantuvieron y a finales de enero, el gobierno de México anunció el comienzo de la vacunación en maestros del estado de Campeche.

Apenas el pasado 10 de febrero, durante una sesión de la Academia Nacional de Medicina, López-Gatell aseguró que “la vacunación incluyó al personal en el sector privado”.

Mario Aguilar Gutiérrez es médico pediatra en una clínica de Amecameca, en el Estado de México, en la que trabajaba junto con su padre.

Si bien su clínica no está dedicada a pacientes con la Covid-19, un día el padre del doctor empezó con síntomas de la enfermedad. “Tenía cansancio, dolor de cabeza y entonces sospechamos que se había contagiado de covid”, afirmó.

Aunque fue trasladado con urgencia al Centro Médico La Raza, en la Ciudad de México, en dicha unidad poco pudieron hacer por él y, a los diez días, murió.

“Tenía 68 años. Nosotros habíamos tomado las medidas necesarias para no contagiarnos, compramos equipos de protección de la mejor calidad, incluso mejor que las que ofrecen en el sector salud, pero aún así mi padre se contagió”, lamentó.

Aguilar consideró que, si desde un principio se hubiera ponderado a los profesionales de la salud para ser vacunados, su padre quizá hubiera cursado con la enfermedad de otra manera.

“Es importante y urgente que llegue la vacuna al sector privado, que nos ayuden a controlar los contagios porque a nivel privado no estamos protegidos”, acusó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s